Beneficios y riesgos de un acuerdo

Posted on Actualizado enn

Carlos Mattos Barrero 12
Carlos Mattos Barrero, Hyundai es una de las marcas coreanas que mayores ventas registra en Colombia, basado en parte, en la feria del automóvil / Federico Ríos – Archivo

¿Un tratado de libre comercio entre Colombia y Corea del Sur representa para el país una oportunidad o una amenaza? A esta pregunta dieron respuesta representantes del Gobierno y académicos durante el debate “Efectos del TLC con Corea del Sur en el sector automotor”, durante el XI Foro Nacional Estudiantil de Economía y Finanzas, liderado por la Universidad del Rosario en Bogotá.

Juliana Rico, directora de la Cámara de la Industria Automotriz de la Andi, dio apertura al panel planteando que el 20% que tienen en el mercado colombiano marcas como Hyundai y Kia, la falta de cultura de inversión extranjera y las pocas posibilidades de exportación de Corea son razones suficientes para ver al TLC como una amenaza más que una oportunidad.

Su argumento estuvo fundamentado en cifras. “Entre enero y agosto de 2013, la industria de autopartes ha perdido participación en el mercado, pasando del 45% a un 30%. El crecimiento de enero a julio fue de -1,2%, las ventas totales del sector han caído 8%, las importaciones de vehículos, 5%, y la producción, 18%”, aseguró Rico.

Por su parte, Gustavo Guzmán, profesor de la Universidad del Rosario, recordó que: “Desde los años 90, con la apertura de mercado, llegaron las primeras amenazas a Colombia con Venezuela y México, todo bajo la política proteccionista. Sin embargo, esos acuerdos han logrado hoy una industria más competitiva”.

Y agregó que el último estudio que el Gobierno le hizo al sector, en 2006, arrojó avances en especialización, competitividad y aumento en niveles de exportación.

El debate finalizó con el contrapeso que hizo María del Pilar Esguerra, asesora de la subgerencia de estudios económicos del Banco de la República, cuando enfatizó que cerrarle las puertas a Corea del Sur sería incurrir en un error muy grave, porque el propósito de los acuerdos comerciales es volver más competitiva la economía, entendiendo que los aranceles no se liberan inmediatamente.

“Le hemos dado la espalda a Asia por simple temor, y es el área del mundo hacia la que deberíamos querer exportar. Porque aunque ellos no invierten en la industria automotriz, sí lo hacen en otros sectores. Me parece que es un país que nos puede dar grandes lecciones”, puntualizó, Carlos Mattos Barrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s